Alquiler sin contrato: ¿Qué riesgos tiene?

Por 2 marzo, 2021 Hogar

seguro de alquiler

Aunque lo recomendable es no alquilar sin contrato de por medio, lo cierto es que existen muchas situaciones en las que el alquiler se cierra de forma verbal. De hecho, esta práctica es completamente legal, si bien es cierto que puede traer consigo no pocos problemas y quebraderos de cabeza.

Derechos de las partes en un alquiler de vivienda sin contrato

Un contrato verbal es vinculante de acuerdo con la legislación española. Así pues, existen derechos para ambas partes, tanto para el arrendador como para el arrendatario.

Derechos del arrendatario

Los derechos del inquilino sin contrato son los siguientes:

  • Derecho al uso y disfrute pacífico de la vivienda alquilada sin contrato.
  • Derecho a que el arrendador realice en la vivienda cuantas reparaciones sean necesarias para mantenerla en situación de habitabilidad.
  • Derecho a la adquisición preferente en caso de venta de la vivienda. Esto es: si el arrendador pretendiese vender la vivienda, el inquilino tendrá derecho a, antes que cualquier potencial comprador, decidir si quiere comprar la casa que tiene alquilada o no.
  • Derecho a la duración mínima del alquiler. Este, independientemente del plazo pactado por las partes, es de 5 años cuando el arrendador es una persona física; y de 7 años cuando es una persona jurídica. No obstante, en defecto de pacto por escrito, se entenderá que el alquiler tiene una duración de un año.

Derechos del arrendador

El arrendador o casero también tiene una serie de derechos. Son los siguientes:

  • Derecho a que se le pague la renta mensual que se hubiera pactado con el inquilino.
  • Derecho a recuperar la vivienda tras la finalización del alquiler.
  • Derecho a fijar la renta y la fianza del alquiler.
  • Derecho a desahuciar al inquilino sin contrato de arrendamiento en caso de impago de la renta de alquiler.

Consecuencias y riesgos de un alquiler sin contrato

El alquiler sin un contrato de por medio conlleva multitud de riesgos, especialmente para el arrendador. Los más importantes son los siguientes:

Difícil recuperación de la vivienda

Uno de los principales riesgos que conlleva un alquiler sin contrato es la recuperación de la vivienda en caso de impago por parte del arrendatario, de molestias a los vecinos o por cualquier otra causa.

Problemas para acreditar el inicio del alquiler

Sin contrato, es complicado determinar cuándo dio comienzo el alquiler y dicha fecha, a efectos de cómputo de plazos, es importante. Así, es importante conocer la fecha de inicio del alquiler para articular un desahucio o para dar por finalizada la duración mínima del alquiler.

Posible sanción

Si esta situación llegara a conocimiento de la Administración Pública el arrendador podría ser sancionado en caso de no haberse depositado la fianza en el organismo correspondiente. Además, existen sanciones económicas de Hacienda en caso de no declarar el alquiler en la renta que pueden ir desde el 50 % de la cantidad defraudada hasta el 150 % de la misma, dependiendo de la gravedad de la infracción.

Sin duda, las consecuencias y los riesgos que conlleva un alquiler sin contrato no merecen la pena, sobre todo para el arrendador, quien puede ser sancionado y ver difícil la recuperación de la vivienda. Es por ello que lo mejor es formalizar el alquiler a través de un contrato de arrendamiento.

Deja una respuesta