Cómo demostrar acoso vecinal y cómo actuar

Por 2 agosto, 2022 septiembre 27th, 2022 Otros

seguro defensa jurídica

La vida en un bloque residencial puede ser maravillosa o convertirse en un infierno si alguno de los vecinos acosa a otro. A menudo las víctimas no saben cómo demostrar acoso vecinal o tienen miedo de más represalias si denuncian a aquellos que lo están ejerciendo.

¿Qué se puede considerar como acoso vecinal?

El acoso vecinal está regulado en el artículo 172 ter del Código Penal. Define el delito de acoso como una conducta de hostigamiento, persecución, insultos, llamadas o cualquier actuación que perturbe el desarrollo de la vida cotidiana.

En este caso, son uno o varios miembros de la comunidad de vecinos donde vive la víctima las que lo ejercen contra ella.

Los ejemplos más habituales de acoso vecinal son la violencia verbal, el ruido constante fuera de los horarios normales, el vandalismo o el hurto en la vivienda de la víctima e incluso las amenazas y violencia física.

¿Cómo puedes demostrar el acoso vecinal ?

Antes de proceder a demostrar el acoso vecinal es importante confirmar que realmente lo es y que se produce de forma recurrente e insistente.

Una vez que lo has confirmado, seguro que te preguntas cómo demostrar acoso vecinal. Algunas de las pruebas que pueden utilizarse en un caso de acoso vecinal son:

  • Testimonios presenciales de otros vecinos que hayan sido afectados.
  • Informes médicos y partes de baja, si el acoso ha provocado daños físicos o psicológicos.
  • Pruebas documentales que inculpen al acosador, como fotos, mensajes en redes sociales o e-mails.
  • Denuncias previas, si existen.
  • Cualquier otra prueba de que se está produciendo el acoso vecinal.

Una de las pruebas más convincentes de que el delito se está produciendo es contar con testigos que acrediten el acoso que se está sufriendo.

¿Cómo actuar para acabar con el acoso de un vecino?

Una vez que se ha constatado que efectivamente lo que se está sufriendo es acoso vecinal es importante mantener la calma y perder el miedo.

Lo fundamental en estos casos es denunciar el acoso y a la persona que está cometiendo el delito. Esto solo puede hacerlo la víctima, ya que no es posible iniciar procedimientos judiciales de este tipo de otra forma.

Lo más recomendable es guardar cualquier mensaje, e-mail o cualquier otra prueba que pueda acreditar el acoso, ya que la carga de la prueba la tiene la víctima. Además, contar con uno o varios testigos veraces que hayan presenciado los hechos puede ser determinante para que la causa prospere tras presentar la denuncia por acoso.

Con todo esto es posible que finalicen las actitudes del vecino o los vecinos que estén causando el acoso y también sus consecuencias negativas.

 

Saber cómo demostrar el acoso vecinal es fundamental para que las actitudes de los acosadores finalicen con sus hostigamientos, amenazas o insultos. Al presentar la denuncia será necesario probar que existe el acoso mediante informes médicos, denuncias previas, emails, mensajes, fotografías o testigos presenciales de los hechos. Solo perdiendo el miedo y denunciando puede acabar el acoso vecinal.

Deja una respuesta