¿En qué consiste la pignoración de un préstamo?

Por 22 diciembre, 2023 Ahorro y pensiones

seguro de ahorro

La pignoración es una figura jurídica que permite acceder a financiación cuando se tiene la necesidad de ella. Pignorar un préstamo es una forma de garantizar el pago del mismo a través de una garantía adicional.

¿Qué es pignorar un préstamo?

Cuando una persona física o jurídica solicita un préstamo a una entidad bancaria, el prestamista necesita confiar en la solvencia de quien le solicita el dinero. Es decir, estar seguro de que la otra parte tiene bienes suficientes como para devolver el dinero prestado y sus correspondientes intereses.

El prestatario tiene diferentes formas de demostrar su solvencia, y una de ellas es ofrecer una garantía. Es aquí cuando podemos hablar de la opción de pignorar.

Mediante la pignoración, quien solicita financiación ofrece como garantía o aval de la devolución del dinero según los términos pactados un bien de su propiedad. Bien que, como es lógico, debe tener un valor suficiente para cubrir el importe de la deuda.

Aunque hablamos de préstamo pignorado, en realidad, lo que se pignora es el bien que se ofrece a modo de prenda al deudor.

La diferencia entre la prenda y otro tipo de garantía de la deuda como la hipoteca es que, en la prenda, ante el impago del deudor, el acreedor adquiere directamente la propiedad del bien pignorado y puede venderlo para convertirlo en dinero líquido. Satisfaciendo así su derecho de crédito. No obstante, la legislación otorga una especial protección al deudor, que puede iniciar acciones para cumplir con su obligación e impedir la ejecución de su bien.

Hay muchos bienes que pueden llegar a ser pignorados para avalar el pago de un préstamo. Por ejemplo, inmuebles, vehículos, acciones, carteras de inversión, joyas, antigüedades, cuentas bancarias…, todo lo que sea susceptible de tener un valor económico suficiente para cubrir la deuda.

Ventajas e inconvenientes de la pignoración de préstamos

Como toda operación financiera, la pignoración tiene algunas ventajas y también inconvenientes que es necesario conocer antes de recurrir a ella.

Ventajas de pignorar un préstamo

  • Facilita el acceso a la financiación.
  • Hay una gran cantidad de activos que se pueden pignorar.
  • Al ofrecer una garantía adicional, el prestatario puede negociar una tasa de interés más favorable para él, puesto que el riesgo del prestamista en esta operación es menor.
  • En muchos casos, el prestatario puede seguir utilizando el activo que ha pignorado. Lo que no puede es disponer de él vendiéndolo o arrendándolo.

Inconvenientes de pignorar un préstamo

  • Existe un riesgo de pérdida del activo si, por cualquier circunstancia, no se puede pagar la deuda contraída.
  • La pignoración lleva unos costes asociados. Como el otorgamiento de la escritura pública ante Notario o su inscripción en el correspondiente Registro.
  • Limitación de la liquidez del activo. Las facultades de disposición sobre el activo pignorado quedan limitadas. Si el prestatario necesita obtener liquidez de forma rápida, no puede enajenar ese bien.
  • Proceso complejo. Para que la prenda sea aceptada, el prestamista evaluará el bien y su valor. Este es un proceso que puede ser largo y revestir cierta complejidad.

 

La pignoración de un préstamo es una manera más de acceder a financiación. Aunque tiene importantes beneficios, también hay una serie de desventajas que debes valorar. Así podrás decidir de forma más informada qué es lo mejor para ti.  Si no quieres verte en la situación de tener que tomar una decisión de este tipo, cuenta con nosotros para ayudarte a encontrar el mejor producto de ahorro para ti. Así reducirás tu necesidad de tener que pedir dinero al banco.

Comparte éste artículo |
Whatsapp
Facebook
Twitter
LinkedIn
Follow by Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *