Dudas sobre segurosVehículos

¿Qué pasa si conduzco un coche sin el seguro a mi nombre?

Por 15 octubre, 2020 No Comments

seguro de coche

Cuando se adquiere un vehículo, uno de los primeros trámites a realizar es contratar un seguro para el mismo y decidir qué personas se van a designar como conductores. Conducir sin seguro es una acción totalmente ilegal, ya que implica que en caso de siniestro será el conductor el único responsable de hacer frente a los gastos derivados del mismo. Esto supone un grave perjuicio tanto para él como para los posibles damnificados por el accidente, de ahí la obligatoriedad de los seguros.

¿Se puede conducir un vehículo si el seguro no está a tu nombre?

Existen muchos mitos en torno a la cuestión de conducir sin seguro a tu nombre. Al margen de las precisiones que ahora expondremos, en este caso se trata de un vehículo que está legalmente asegurado, por lo que en ningún caso se podrá imponer una multa por conducir sin seguro.

Hay quien piensa que un vehículo solo lo pueden conducir aquellos que figuran como conductores en la póliza. En el lado contrario están quienes creen que cualquiera puede conducir un coche que esté asegurado y quedar cubierto en caso de siniestro. Pero ninguna de estas afirmaciones son ciertas al cien por cien.

Aunque lo habitual es que el coche lo lleve la persona o personas aseguradas, puede ocurrir que por determinadas circunstancias lo acabe conduciendo de forma puntual alguien que no figura en la póliza. En este caso, para saber si tiene o no cobertura y hasta dónde llega la misma, habrá que atender a la póliza de seguro, ya que no todas son iguales.

El riesgo de no figurar como conductor en la póliza

Las compañías aseguradoras tienen libertad a la hora de regular esta cuestión. Lo normal es que para que el conductor habitual esté cubierto, se le exijan una serie de requisitos como tener una determinada edad y un número de años de experiencia con el carnet.

Si no se cumplen estos requisitos básicos, siempre existe el riesgo de que el seguro no cubra los gastos o los cubra aplicando la regla de la equidad. Es decir, reduciendo proporcionalmente la cuantía a pagar en base a la agravación del riesgo que ha supuesto que el coche lo conduzca alguien que está fuera de la póliza.

Según el caso, el seguro podría pagar todos los daños, una parte de los mismos o incluso ninguno. Esto depende de muchos factores como las condiciones personales de ese conductor ocasional, el tipo de póliza contratada por el tomador del seguro, si se es o no el responsable del accidente, si el accidente es debido a una infracción de tráfico, etc.

Lo que está claro es que conducir sin seguro a tu nombre es un gran riesgo. En algunos casos se puede equiparar a conducir sin seguro, ya que no tendrías cobertura ante ciertos siniestros.

Es importante tener en cuenta que las pólizas de seguros permiten incluir varios tipos de conductores. Hay conductores habituales, secundarios, ocasionales y autorizados. Si se sabe de antemano que el vehículo lo van a llevar otras personas, lo mejor es incluirles como conductores y reducir así posibles riesgos.

Ampliar información sobre el seguro de automóvil

Deja una respuesta

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable El titular del sitio.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  .
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.