TIN y TAE: cuáles son sus diferencias

Por 20 septiembre, 2022 septiembre 27th, 2022 Otros

dudas intereses hipoteca

Si alguna vez has contratado un producto bancario, lo más probable es que te hayan surgido muchas dudas con los conceptos. TIN y TAE son dos referencias muy utilizadas en préstamos e hipotecas, y que es importante conocer bien.

Diferencia entre TIN y TAE

Aunque puedan parecer similares, estos dos indicadores tienen importantes diferencias.

El TIN, Tipo de Interés Nominal, es el tipo o porcentaje fijo que se acuerda con una entidad bancaria a cambio del préstamo del dinero durante un tiempo concreto. Este importe es el beneficio que obtiene el banco por llevar a cabo la transacción.

La Tasa Anual Equivalente, o TAE, es el interés que generan los depósitos o el coste total que genera un crédito, incluyendo, además del TIN, otros gastos de la operación.

Según lo que se desprende de las dos definiciones, la diferencia entre TIN y TAE es que el primero es un indicador informativo y el segundo incluye todos los datos, como las comisiones y otros gastos asociados. Por tanto, el TAE es un indicador más útil para valorar si un crédito hipotecario tiene buenas condiciones o no.

¿Cómo valorar esos indicadores al solicitar una hipoteca?

A la hora de decidir si una hipoteca tiene unas buenas condiciones y compararla con el resto de opciones existentes en el mercado, es necesario analizar el TAE y TIN que ofrece la entidad bancaria.

El Tipo de Interés Nominal puede ser muy bajo en algunas entidades, que hacen ofertas agresivas para captar a clientes con ese reclamo. Sin embargo, al analizar el TAE del mismo producto, este puede ser muy elevado. Esto es porque, aunque el precio pactado como pago por el préstamo del dinero es económico, las comisiones y otros gastos que cobran por prestar el servicio hipotecario pueden ser elevados y no se reflejan en el TIN.

Por eso, al valorar los indicadores al solicitar una hipoteca solo debemos fijarnos en el TAE, puesto que es el precio final que realmente se va a pagar por el dinero prestado.

No obstante, en ocasiones es muy complejo comparar diferentes productos a través de la TAE, sobre todo en las hipotecas variables en las que se basa en un erróneo Euribor constante, ya que algunas entidades financieras no incluyen todas las comisiones y gastos en ella. Por tanto, ese porcentaje no sería real y no serviría para comparar con otros productos.

Además, conseguir el porcentaje real es complicado y suele recibirse, en su caso, tras la tasación de la vivienda.

 

A modo de resumen, TIN y TAE son dos valores de referencia en relación con los préstamos bancarios. El TIN es el precio que se paga por el dinero prestado y el TAE incluye, además, otros gastos de la operación. Por eso, para valorar los indicadores al elegir una hipoteca hay que prestar atención únicamente al TAE, que suele incluir comisiones y otros gastos a pagar.

Deja una respuesta