Aftas bucales: tratamiento y consejos para su cuidado

Por 10 enero, 2023 Salud

seguro de salud

Todos hemos sufrido en alguna ocasión una molesta afta bucal. Son esas llagas dolorosas que aparecen dentro de la mucosa bucal, por lo general de manera aislada. Tendemos a creer que se trata de un proceso benigno y que el tratamiento de las aftas bucales consiste en no irritar más la lesión, esperando a que se cure sola.

En efecto, así sucede en muchos casos, con aftas pequeñas en personas sanas. Sin embargo, hay casos en los que por extensión, profundidad o circunstancias especiales del paciente, las aftas bucales precisan tratamiento.

En estos casos, disfrutar de un seguro de salud, como el que ofrecemos en GRUPO PACC, elimina la espera si hacen falta pruebas diagnósticas especiales para saber por qué esas llagas aparecen una y otra vez y obtener un tratamiento más rápido de la afta bucal.

¿Qué son las aftas bucales?

Son lesiones ulcerosas superficiales que aparecen en la mucosa de la boca o en la base de la encía, incluso sobre o bajo la lengua.

Las más comunes son las llamadas aftas menores, de centro amarillo o blanquecino, pequeño tamaño y bordes redondeados, aunque también existen las aftas mayores, más extensas, y las herpetiformes que no están causadas por el virus del herpes, a pesar de su nombre.

Lo habitual es que las aftas de la boca no precisen tratamiento, y el dolor o las molestias al comer y al hablar desaparezcan solas en una semana, dos como máximo. Este es el tiempo que necesita la mucosa de la zona afectada para regenerarse por completo.

Sin embargo, cuando un afta no cura en unos días, es muy extensa o tiende a reaparecer, es necesario consultar con un médico para determinar qué causa el problema y ponerle uno de los diferentes tratamientos.

Posibles causas de las aftas bucales

Entre las causas más comunes de las aftas bucales, se encuentran:

  • Pequeñas erosiones en la mucosa oral como resultado de un trabajo dental o de un cepillado demasiado fuerte. También pueden aparecer aftas si nos hemos mordido accidentalmente y se ha dañado la mucosa protectora. Incluso los brackets, si no se colocan perfectamente, podrían causar alguna afta.
  • Algunas aftas, en general las herpetiformes, son más frecuentes en edades avanzadas.
  • Las aftas que no curan bien solas o se repiten con asiduidad pueden ser indicativo de un problema inmunológico o deberse al consumo de alimentos extremadamente ácidos, como el vinagre o el zumo de limón puros.
  • Estados carenciales, sobre todo de vitamina B12.
  • Celiaquía.
  • Ciertos procesos alérgicos.
  • Si cuando aparece un problema de aftas proseguimos con hábitos que atacan la mucosa de la boca, como el consumo de alimentos muy ácidos o el tabaco, es posible que el afta no cure sola o se haga más extensa y profunda.

Tratamiento y cuidados recomendados

Además de prescindir de alimentos muy ácidos y tener cuidado durante el cepillado si las aftas se asientan en la base de las encías, puedes necesitar tratar las aftas con alguna de las siguientes opciones.

Enjuagues

Con dexametasona o lidocaína, para reducir el dolor mientras termina el proceso de curación.

Tratamientos tópicos

Con o sin ingredientes activos, tienen como principal objetivo aislar la lesión, impidiendo el roce al hablar o gesticular y, con ello, el dolor.

Medicamentos orales

Existen medicamentos que no han sido creados para el tratamiento de las aftas bucales, pero ayudan a su mejoría. En casos graves, se valorará el riesgo/beneficio del uso de esteroides orales para aftas extensas.

Cauterización de aftas

Cuando un afta es muy extensa y no termina de cerrar, se puede forzar su cauterización con el empleo de sustancias químicas. El proceso consiste en destruir el tejido enfermo, para que el organismo pueda comenzar a producir la mucosa oral sana que recubra la zona.

 

Las aftas bucales requieren tratamiento cuando son muy profundas, no se curan en el transcurso de una o dos semanas o se deben a ciertas enfermedades. Existen diferentes tratamientos, desde los enjuagues con acción anestésica local leve, hasta la cauterización o el uso de esteroides.

Los tratamientos más agresivos para eliminar aftas bucales precisan de un balance entre riesgos y beneficios y, como es lógico, deben ser aplicados por el especialista sanitario correspondiente (odontólogo o estomatólogo), lo que puede demorar el tiempo necesario para solucionar el problema si no cuentas con un buen seguro de salud.

Deja una respuesta