¿Cómo curar los hongos en las uñas de los pies?

Por 12 enero, 2022 Salud

seguro de salud

La aparición de hongos en las uñas de los pies suele darse con más frecuencia en verano que en cualquier otra época del año. Pero no quiere decir que en otoño, invierno o primavera no se pueda padecer onicomicosis (así se llama la infección por hongos en las uñas de los pies o de las manos), sobre todo si durante estos periodos se practican deportes acuáticos como la natación. 

Por este motivo, para evitar cualquier tipo de enfermedad en los pies, se les debe prestar especial cuidado durante todo el año, y no solo en la época estival. 

¿Por qué aparecen los hongos en las uñas de los pies?

Si te ves la uña del dedo gordo del pie (la onicomicosis suele aparecer primero en este dedo) un poco amarillenta, engrosada y/o quebradiza, puede ser que tengas hongos.

Esta afección suele darse más en la población adulta que en los niños y, sobre todo, en personas mayores a partir de los setenta años. Aunque también pueden aparecer hongos en las uñas de las manos, normalmente suele darse en las de los pies. Pero, ¿Qué causa la aparición de esta afección o por qué aparecen los hongos en las uñas?

No hay una única causa que explique la proliferación de onicomicosis en las uñas de los pies, pero la más habitual y frecuente es no secar correctamente los pies después del baño, ya sea en una piscina, en la playa o después de la ducha en casa. El exceso de humedad, sobre todo, debajo de la uña, favorece la aparición de hongos. Por este motivo, como hemos dicho antes, es más frecuente la afectación de esta enfermedad en verano, ya que es cuando se tiene más tiempo los pies mojados o húmedos, no sólo porque se va a la playa y a las piscinas con más frecuencia, sino también porque debido al calor aumenta la sudoración del pie. 

Además del exceso de humedad en los pies, otros factores que favorecen la manifestación de hongos en las uñas de los pies son: 

  • Caminar descalzo por espacios públicos y húmedos como piscinas, vestuarios, duchas, etc.
  • Mantener las uñas pintadas con el mismo esmalte durante mucho tiempo. Hay que tener en cuenta que el esmalte actúa como una barrera que dificulta que la uña pueda respirar, y esto ayuda a que la humedad se mantenga mucho más tiempo en su interior. 
  • Haber tenido pies de atleta u hongos en la piel que pasan a las uñas.
  • Tener bajas las defensas. 
  • Padecer enfermedades crónicas como la diabetes, psoriasis o problemas circulatorios. 
  • Uso de un calzado inadecuado que no facilite la transpiración del pie.

Síntomas más comunes

Los síntomas más frecuentes que te pueden hacer sospechar que tienes una uña infectada por hongos son:

  • Uña amarillenta, blanquecina o empieza a ponerse de color marrón.
  • Uña que se rompe o quiebra con facilidad.
  • La uña se puede volver más gruesa y dura.
  • Si la rascas se descama con facilidad. 
  • Tiene un olor desagradable.

La onicomicosis es una enfermedad que, al principio, no duele, por lo que cuando te das cuenta de que tienes una uña con algunos de los síntomas descritos, los hongos ya se han extendido al resto de las uñas contiguas. 

Es muy importante que en el momento en el que detectes que tienes alguna uña dañada, que desprende mal olor, con color amarillento o blanquecino, acudas a un podólogo para que te la revise y evitar daños mayores. 

¿Cómo curar los hongos de las uñas de los pies?

como curar los hongos de las uñas de los pies

Una vez que tienes consciencia o sospechas que puedes tener hongos en las uñas de los pies, es fundamental que vayas a un especialista para confirmar si efectivamente tienes hongos en las uñas de los pies. 

El podólogo examinará el pie y, en concreto, las uñas. Las limpiará y las fresará para eliminar cualquier tipo de bacteria o suciedad. A continuación, tomará una muestra de la uña y la enviará a un laboratorio para que realice un cultivo, que confirme la sospecha de estar afectada por hongos.

Una vez que el podólogo confirme la presencia de hongos en las uñas de los pies, te indicará el tratamiento más adecuado a seguir, en función de si ha afectado a la raíz de la uña o no. Si el hongo no ha llegado a la raíz, el tratamiento más común es el uso tópico de alguna crema fungicida, que se puede comprar en las farmacias sin prescripción médica. Aunque es aconsejable que antes de comprar cualquier tipo de medicamento acudas al especialista para que te indique qué fármaco o crema son los más idóneos. Además, es importante saber que no todas las manchas de las uñas son hongos, sino que pueden ser síntomas de otras patologías, incluso, de enfermedades más graves.

Los tratamientos tópicos suelen ser largos. Hay que ser perseverantes para que hagan su efecto y eliminen la presencia de los hongos en las uñas. Si con la aplicación de la crema fungicida no se obtiene el resultado esperado, el especialista puede recetar un medicamento oral que complemente el tratamiento. 

Aparte de los fungicidas y los fármacos orales, existe otra forma más sencilla, rápida e indolora para acabar con los hongos en las uñas. Se trata de aplicar un tratamiento láser. Es una técnica muy sencilla que consiste en aplicar calor por medio de láser en la zona afectada. El efecto térmico del láser penetra en la uña, la debilita y elimina los hongos que han originado la infección. No suelen ser necesarias muchas sesiones láser para acabar con una onicomicosis. Tres o cuatro suelen ser suficientes para eliminarla. Es un método muy efectivo, no invasivo y permite a la persona retomar su vida diaria de inmediato, no hay que guardar ningún tipo de reposo ni tomar ningún tipo de prevención más allá de la necesaria para evitar volver a contagiarse con hongos. 

Consejos para prevenir la aparición de hongos en nuestras uñas

Se pueden tomar una serie de medidas, que son muy fáciles, para prevenir la aparición de esta afección en las uñas de los pies.

Aquí vamos a dar una serie de recomendaciones que ayudarán a prevenir la aparición de este problema: 

  • Mantener la zona de los pies lo más limpia y seca posible. Para evitar la sudoración, se debe usar calcetines que absorban, a ser posible, cien por cien algodón. 
  • En verano, se utilizará calzado abierto. Si puede ser de piel, este consejo es para los zapatos de todas las épocas del año, mejor, porque facilita la transpiración del pie. 
  • Se deben mantener las uñas de los pies cortas. De esta forma, es más difícil que se pueda acumular suciedad y bacterias, que deriven en una infección por hongos.
  • En las duchas públicas, se usará siempre chanclas o algún tipo de calzado que evite el contacto directo del pie con la superficie. Esta medida se debe aplicar también cuando se vaya a la piscina, y también en los bordillos de las mismas, porque suelen estar mojados. Por tanto, aumenta el riesgo del contagio con onicomicosis. 
  • Se debe esterilizar las tijeras o cortauñas antes de cortar las uñas sanas, para prevenir que se contagien. También, se debe lavar con frecuencia toallas y alfombras de baño. 
  • Se debe seguir un estilo de vida y dieta saludables, para mantener fuerte el sistema inmunitario. Así será más difícil que puedas enfermar y coger cualquier tipo de infección, ya sean hongos en los pies o cualquier otra. 
  • Quitar el esmalte de las uñas, al menos durante dos o tres días, para que estas transpiren.

 

Desde GRUPO PACC esperamos que sigas estos consejos para evitar la proliferación de hongos en las uñas de los pies. Pero si sospechas que puedes tener alguna uña infectada con onicomicosis, acude a la mayor brevedad posible al especialista, para que pueda ponerte el tratamiento más adecuado para la infección. Recuerda, más vale prevenir que curar. 

Deja una respuesta