¿Cómo prevenir y tratar la obesidad en adultos y niños?

Por 23 enero, 2023 Salud

seguro de salud

La obesidad en adultos y niños es mucho más que un problema estético. Ha sido definida como una enfermedad crónica, porque se relaciona directamente con diversos problemas de salud que van desde diabetes hasta enfermedades cardíacas o arteriales.

La obesidad en adultos y niños

Uno de los indicadores utilizados con mayor frecuencia en todo el mundo para identificar el sobrepeso y la obesidad es el índice de masa corporal (IMC), que consiste en realizar un simple cálculo: dividir los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros (IMC = peso (kg)/ [estatura (m)]2.

Acerca del sobrepeso, la Organización Mundial de la Salud explica que sobreviene cuando el IMC es igual o se ubica por encima de 25. Sin embargo, al hablar de obesidad, el ente de salud refiere que el IMC debe ser similar o estar por arriba de 30.

En España, un estudio realizado por Encuesta Europea de Salud en el año 2020 señala que 16,5% de los hombres mayores de 18 años tiene obesidad. En el caso de las mujeres, el porcentaje es de 15,5%.

Los porcentajes se incrementan en aquellos grupos de edad que abarcan desde los 35 a 74 años, donde el estudio refleja un 44,9% de hombres y un 30,6% de mujeres con sobrepeso.

Es importante destacar que al hablar de obesidad, las diferencias entre hombres y mujeres son más grandes, y el porcentaje en los hombres siempre es superior.

Tipos y clasificación

  • En relación con los tipos de obesidad, se habla de obesidad central o abdominal cuando la desproporción de grasa se ubica preponderantemente en el abdomen, el tórax y la cara.
  • Entretanto, el tipo de obesidad definida como periférica es el que presenta una acumulación de grasa sobre todo en la cadera y los muslos.
  • Existe también el tipo de obesidad calificada como de distribución homogénea, donde la grasa excesiva no prevalece en zonas determinadas del cuerpo.

Por su parte, la clasificación propuesta por la OMS se basa en el criterio del índice ponderal y se refiere al normopeso como aquel que posee un IMC de 18,5 a 24,9 y el sobrepeso cuando existe un IMC entre los 25 y los 29.

La obesidad grado I es aquella con un IMC de 30-34, al tiempo que la obesidad grado II en la clasificación es la que presenta un IMC entre 35 y 39,9. Finalmente, encontramos la obesidad grado III, en la cual se observa un IMC por encima de 40.

¿Cómo se detecta la obesidad en niños?

Para detectar adecuadamente el sobrepeso y la obesidad es importante tomar en consideración la edad del pequeño.

  • Cuando se trata de los niños menores de 5 años la obesidad se determina hacia una estatura que tenga más de tres desviaciones distintivas arriba de la media que establecen los esquemas de crecimiento infantil de la OMS.
  • Al referirnos a los niños de 5 a 19 años, la obesidad se detecta cuando la estatura es mayor que 2 desviaciones características sobre la mediana instaurada en los patrones de desarrollo infantil de la OMS.

Los riesgos en adultos y niños

La aparición de esta enfermedad se supedita a variados factores entre los que destacan desde la genética hasta el estilo de vida, pasando por el grado de actividad física que tengan las personas, así como la dieta.

Al combinarse varios factores, algunos de los riesgos son los siguientes:

  • Presión arterial alta
  • Diabetes tipo 2
  • Posibilidad de accidente cerebrovascular
  • Artrosis
  • Apnea del sueño
  • Problemas de salud sexual en los adultos
  • Hígado graso no alcohólico
  • Enfermedades de la vesícula
  • Múltiples formas de cáncer

Asociado a los mencionados riesgos, pueden surgir problemas psicológicos como el aislamiento social o la depresión.

seguro de salud

¿Cómo prevenir la obesidad?

Prevenir la obesidad infantil

Alcanzar una apropiada prevención de la obesidad infantil es posible estableciendo patrones como los siguientes:

  • Es indispensable adoptar modelos de alimentación saludables en el núcleo familiar para que de este modo los niños puedan mantener un peso ideal. En este sentido, los más pequeños deben acostumbrarse a comer verduras y frutas, así como productos lácteos bajos en grasa, granos integrales y alimentos con proteínas magras.
  • Hay que sustituir las bebidas con azúcar añadida por zumos 100% naturales, leche con bajo contenido de grasa o agua.
  • La actividad física es de suma trascendencia para disminuir la grasa corporal y lograr huesos y músculos más fuertes. Entre los 3 y los 5 años, los niños necesitan estar activos todo el día, mientras que entre los 6 y 17 años requieren al menos una hora de ejercicio diaria.
  • Cuando los niños no duermen bien existe una mayor probabilidad de un aumento de peso, por lo que los especialistas recomiendan establecer rutinas de sueño para evitar no solo la obesidad sino problemas de conducta y atención.

Prevenir la obesidad adulta

Para prevenir la obesidad adulta estas son las acciones concretas a desarrollar:

  • Es esencial restringir el consumo de alimentos abundantes en azúcares y grasas.
  • Otra medida inaplazable es comer durante todo el día tanto frutas como verduras, así como frutos secos y cereales integrales.
  • Pero, sin duda, la realización de actividad física continua tiene enorme importancia en este punto. Se sugieren unos 150 minutos de ejercicio a la semana para los adultos. También son aconsejables 30 minutos de caminata diaria cuando exista un elevado nivel de obesidad.
  • Por último, pero no por ello menos importante, es recomendable dejar de fumar, pues este hábito se relaciona directamente con el aumento de peso.

 ¿Cómo tratar la obesidad?

Tratar la obesidad adulta

Como hemos mencionado, los primeros pasos son establecer patrones de alimentación saludable y de actividad física. También existen programas de control de peso que sirven de ayuda en algunos casos.

Pero cuando todas las medidas señaladas no ofrecen los resultados esperados, existen otros tratamientos como la cirugía bariátrica, una operación que consiste en restringir la cantidad de comida que se puede ingerir, al reducir la absorción de calorías y alimentos.

Tratar la obesidad en niños

Es importante tratar la obesidad infantil de manera temprana y enfocarse en cambios a un estilo de vida saludables en lugar de solo tratar de perder peso. Algunas formas de tratar la obesidad infantil incluyen:

  • Fomentar una dieta equilibrada: Los niños deben comer una variedad de alimentos nutritivos, como frutas, verduras, proteínas magras y granos enteros. Es importante limitar los alimentos procesados y azúcar añadida.
  • Aumentar la actividad física: Los niños deben hacer ejercicio diariamente, como caminar, correr o jugar deportes. Es importante evitar el tiempo prolongado frente a pantallas.
  • Establecer metas realistas: Es importante establecer metas de pérdida de peso saludables y alcanzables para el niño, en lugar de tratar de alcanzar un peso ideal.
  • Apoyar al niño: Es importante apoyar al niño en su camino hacia una vida saludable y evitar el acoso o el castigo relacionado con su peso.
  • Consultar con un especialista: Si el niño tiene problemas de salud relacionados con la obesidad, es importante consultar con un médico o un nutricionista.

En cualquier caso, tanto la obesidad en adultos como en niños debe ser tratada bajo la supervisión de un especialista, que determinará las acciones a adoptar en cada caso, evitando riesgos innecesarios para la salud. Contar con un seguro de salud te ayudará a acceder de forma más rápida a profesionales especializados en endocrinología y nutrición.

Deja una respuesta