Impresoras 3D y avances en la medicina

Por 17 diciembre, 2020 diciembre 31st, 2020 Salud

salud

Las impresoras 3D en la medicina tienen un amplio campo de desarrollo y están experimentando un espectacular auge en los últimos años, hasta el punto que podemos afirmar que la medicina es el terreno en el que la impresión 3D está demostrando toda su potencialidad.

En impresión 3D tenemos una amplia variedad de aplicaciones prácticas que ya se utilizan con normalidad y otras que están en fase de experimentación y desarrollo que tienen un enorme potencial.

La impresión 3D en la medicina

Con la impresión 3D en la medicina, se ha producido un gran impulso innovador en tratamientos tradicionales, hasta el punto de que ya son más viables los nuevos tratamientos con tecnología 3D que los tradicionales. Ponemos algunos ejemplos.

Impresión 3D de prótesis

Las impresoras 3D aplican a través de un dosificador diferentes materiales, principalmente termoplásticos, formando un objeto tridimensional capa a capa, objeto que previamente se ha diseñado en un ordenador mediante un programa de diseño asistido CAD.

Esta técnica es ideal en el caso de las prótesis de piernas, pies y brazos, ya que tienen que estar totalmente adaptadas al cuerpo del paciente. Mediante un escaneo previo del miembro del paciente se puede replicar un modelo 3D en ordenador que después se puede imprimir.

Con ello se consiguen resultados totalmente personalizados y adaptados a la anatomía del paciente. También se simplifica el proceso tradicional de moldeado, fabricación y prueba, que implica más molestias y desplazamientos para el paciente.

Impresión 3D de implantes y piezas dentales

Con las impresoras 3D en la medicina, también se están renovando muchos tratamientos dentales. Podemos fabricar in situ piezas e implantes dentales que se adaptan mejor a la boca del paciente, además de que se pueden producir de una forma más rápida y económica.

Impresión 3D de huesos

Ya están documentados diversos tratamientos de pacientes de traumatología en los que se ha empleado una impresora 3D de sanidad para fabricar réplicas de huesos humanos para tratamientos de reconstrucción craneal y de otras partes de la anatomía.

Impresión 3D de modelos anatómicos

La impresión 3D en medicina también se utiliza para crear modelos de órganos, tejidos y huesos que se utilizan para fines didácticos o para practicar y planificar operaciones, aprovechando para ello el gran realismo que se consigue con estas impresiones 3D.

Impresión 3D de píldoras y dosificadores de medicamentos

Uno de los últimos campos donde se están aplicando las impresoras 3D es la fabricación de píldoras y dosificadores de medicamentos en tratamientos donde se requiere una gran precisión con la medida del medicamento.

Beneficios de la impresora 3D en la medicina

Los beneficios de la impresora 3D en la medicina son varios.

En primer lugar, podemos producir material médico de una forma más sencilla y descentralizada. Lo único que se requiere es un ordenador y una impresora, que se pueden ubicar en el propio hospital. Esto nos evita tener que depender de las fábricas convencionales.

Por otro lado, los materiales que se obtienen son más precisos. Ganamos en personalización de los tratamientos. También se reducen bastante los costes, ya que se simplifica notablemente la cadena de producción.

¿Qué podemos esperar para el futuro?

En el futuro se prevé que se generalicen los tratamientos para pacientes que han sufrido accidentes (prótesis, reconstrucciones, huesos). También se esperan importantes avances en la aplicación de tratamientos e implantes dentales, así como en el terreno farmacéutico, con nuevos formatos de píldoras y tratamientos totalmente personalizados.

Pero donde más prometedor es el avance de la impresión 3D es el campo de los trasplantes, gracias a los diferentes estudios que se están haciendo con órganos como corazón, riñones, o vasos sanguíneos.

Como hemos podido leer, las impresoras 3D en la medicina son ya una realidad en importantes sectores como las prótesis o los tratamientos dentales. Pero también en otros en los que, aunque todavía no son aplicables, sí que se están consiguiendo importantes resultados experimentales.

Deja una respuesta