¿Qué significa tener el valor de la creatinina bajo en sangre?

Por 24 noviembre, 2022 Salud

seguro de salud

La creatinina es una sustancia que el cuerpo elimina por la orina. Siendo un metabolito de desecho, pueden pensar que lo ideal es tener los niveles de creatinina más bien bajos, lo cual es un error. Un nivel de creatinina bajo en sangre indica un problema de salud, como también sucede cuando las concentraciones de creatinina se disparan.

Cada desviación de los valores recomendados en las pruebas para medir la creatinina pone al médico sobre la pista de diferentes enfermedades. Hoy vamos a ver qué significa tener la creatinina baja.

¿Qué es la creatinina?

La creatinina es una sustancia de desecho que producen los músculos y se filtra en los riñones, para ser expulsada con la orina. Se pueden medir los valores de creatinina en sangre y en la orina con los correspondientes análisis, generalmente dentro de estudios más complejos.

Los niveles de creatinina deben mantenerse dentro de unos límites para saber que nuestros riñones funcionan correctamente, aunque no es tan malo es tener creatinina baja en exceso como que se encuentre demasiado alta. Cuando los niveles no entran dentro del intervalo recomendable para el sexo y la edad del paciente, toca analizar la causa para ver si hay una insuficiencia o un fallo renal.

Los niveles óptimos de creatinina vienen determinados por la cantidad de músculo que presenta una persona, por lo tanto, varían desde el nacimiento hasta la edad adulta y, una vez completado el desarrollo, del sexo y de si la persona es más o menos musculosa. Como guía, podemos fijar los siguientes parámetros, aunque debe ser el médico quien decida cuándo una ligera desviación es o no relevante:

  • Recién nacidos: 0,60 a 1,30 mg/dl;
  • Bebés entre 1 a 6 meses: 0,40 a 0,60 mg/dl;
  • Niños y adolescentes (1 a 18 años): 0,40 a 0,90 mg/dl.
  • Mujeres adultas: 0,60 a 1,2 mg/dL.
  • Hombres adultos: 0,70 a 1,3 mg/dL.

Ten en cuenta que, a veces, los valores óptimos dependen del método de análisis utilizado, por lo que insistimos en la necesidad de que sea un médico quien valore tus resultados.

Pero la creatinina también brinda información cuando se analiza cómo se produce su aclaramiento a lo largo de 24 horas, mediante pruebas de orina. En este caso, lo que nos dicen los análisis es si los riñones funcionan como deben o no.

¿Cuáles son las principales causas de tener baja la creatinina?

A veces, un descenso en la creatinina no es alarmante, porque se debe a un cambio en la dieta o a un embarazo. El hígado también produce creatinina, por lo que los pacientes con enfermedades hepáticas suelen necesitar seguir dietas estrictas que pueden ser una de las causas de creatinina baja.

Sin embargo, si el paciente ha perdido mucho peso o apetito, o si se siente muy cansado, el descenso en los niveles de creatinina podría indicar una dieta demasiado pobre en proteínas o que se está destruyendo tejido muscular a un ritmo acelerado, como consecuencia de otra enfermedad.

¿Cómo regular la creatinina?

Si en tu analítica sale baja la creatinina y no te encuentras mal, ni has cambiado tus hábitos de alimentación recientemente, el médico te preguntará acerca de tu dieta diaria y de las cantidades de cada grupo de alimentos que ingieres, para saber si el problema podría ser que te alimentas mal o si hacen falta más pruebas, para encontrar una patología. También podría darse el caso de que estuvieras consumiendo demasiada agua y, a la vez, presentaras un desajuste en los electrolitos.

Cuando no hay contraindicaciones, los niveles de creatinina demasiado bajos se regulan alimentándose con una dieta normoproteica o hiperproteica, donde la proteína animal tenga una presencia importante. También ayuda entrenar para recuperar o formar masa muscular, partiendo de una alimentación adecuada al nivel de actividad física y las condiciones de partida.

Lo habitual ante unos análisis que arrojan un nivel de creatinina bajo en sangre sin otra sintomatología es repasar la dieta y repetir las analíticas al cabo de unos meses, para ver si se han recuperado los niveles aconsejables o si, por el contrario, podríamos estar ante las primeras señales de una enfermedad que curse con pérdida importante de la masa muscular.

Hablamos de circunstancias en las que, aunque al final todo sea una falsa alarma, contar con un seguro de salud ayuda no solo en la realización de las pruebas, sino a la hora de no esperar consulta para ver a especialistas que confirmen o desmientan un determinado diagnóstico.

En GRUPO PACC te ofrecemos diferentes seguros para que puedas elegir el que mejor se adapte a tus necesidades y a las de tu familia, porque cada etapa de la vida suele requerir de unos cuidados y revisiones particulares.

Deja una respuesta